Porque la vida merece
ser recordada bonita

Quiero alejarme de los típicos reportajes de Primera Comunión. 

Te hablo de las fotos en la iglesia, con el niño rodeado de otros niños comulgantes que ni le van ni le vienen y que quieras o no quieras aparecerán en sus fotos y en su álbum. 

Te hablo de las fotos del niño delante del altar misal en mano. 

Te hablo de las aburridas fotos de grupos dentro de la iglesia, con una luz oscura y no muy bonita…

 

Quiero hacer fotos a tu hijo o hija, con motivo de su Primera Comunión, pero en un día diferente (puede ser antes o después) al día de la celebración. ¿Por qué? Muy sencillo:

  • Podemos elegir el lugar y la hora. La iglesia y restaurante nos condicionan en este sentido y lo siento, pero las 12 del medio día es la peor hora para hacer fotos al aire libre. Si podemos elegir, haremos las fotos en un lugar bonito, siempre al atardecer, con esta luz dorada tan mágica…
  • El día de la celebración, los niños pasan de las fotos. Quieren y están en su derecho de disfrutar de su fiesta, con sus amigos y pasárselo bien. No tienen ganas de fotos y eso se nota.
  • Si hacemos las fotos otro día, el niño o la niña y los papás estaréis mucho más relajados y como he dicho, se notará en el resultado. 
  • Además, si hacemos las fotos antes de la comunión, podrías aprovechar para hacer con las fotos algunos recordatorios, un libro de firmas, o incluso tener el álbum para poder enseñarlo y ponerlo para decorar en la mesa dulce.

 

Si a pesar de todo, sigues queriendo que venga a hacer las fotos el mismo de la comunión, a la iglesia, sólo tienes que pedírmelo. Sé que muchos abuelos no perdonarían la foto con su nieta o nieto… ¿Y quién soy yo para contradecir a los abuelos?

¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN SOBRE LOS REPORTAJES DE PRIMERA COMUNIÓN?

Si estás aquí es porque los dos sabemos la respuesta.

Déjame tus datos y me pongo en contacto lo antes posible.