Ya sea una sesión de embarazo o una sesión infantil, el estudio es una opción cómoda, íntima y tranquila para hacer una sesión de fotos. 

Me gusta llamarlas sesiones white porque en el estudio no hay florituras. Todo es blanco, limpio, atemporal, para que el protagonismo se lo lleven las personas y no los decorados. Bueno, alguna foto black encontrarás en esta página, sobretodo en sesiones de embarazo, pero siempre siguiendo la estética minimalista que tanto me gusta. 

Preguntas frecuentes

Las sesiones de embarazo se realizan idealmente entre la semana 32 y 36 de gestación así que conviene reservar sobre la semana 28. 

Las sesiones familiares que no impliquen embarazo, pueden realizarse en cualquier momento, así que puedes reservar en cuanto te decidas. Ten en cuenta que mi disponibilidad es limitada, pues sólo realizo 8 sesiones exteriores al mes, así que te recomiendo reservar con 3-4 semanas de antelación.

Antes de la sesión, te asesoraré bien a cerca del vestuario para ti y lo tuyos. Hablaremos también a cerca de otras recomendaciones para que la sesión salga rodada. Lo tendrás por escrito en el momento de la contratación.

Si se trata de una sesión de embarazo y aún no hay niños al otro lado de la piel, el objetivo será conectar con tu bebé, acariciarle, hablar con él, conectar con tu pareja… y dejaros llevar. Pocas fotos haremos posando mirando a cámara… Aún así no os preocupéis, si os veo perdidos os guiaré para que el resultado sea bonito y natural.

Si se trata de una sesión con niños, durante la sesión jugaremos y cantaremos. Dejaremos a los niños explorar el entorno, caerse, reír y llorar. No les forzaremos a mirar a cámara y a sonreír si no quieren, pues en unos años querremos recordarles como eran, no como les hacíamos ser. Aún así, si tu peque es muy muy movido/a, tal vez deberías plantearte hacer una sesión exterior en la que tendrá mucha más libertad y tal vez se sienta más a gusto.

 

Las sesiones en estudio no duran más de una hora. Si se trata de niños muy pequeños tal vez en media hora estemos listos, pues se cansan muy rápido y no quiero que se sientan a disgusto. 

La sesión es para un único núcleo familiar formado por papás, mamás, hijos, hijas y mascotas. Los abuelos también son bienvenidos.

En caso de ser más de un núcleo familiar, primos, amigos… deberán contratarse dos sesiones de fotos.

Las sesiones en estudio tienen un precio de 230€. Para formalizar la reserva hay que abonar 50€ por adelantado. El resto se paga el mismo día de la sesión mediante bizum o efectivo. Hay un suplemento de 30€ para sesiones de cumpleaños con tarta.

No puedo decirte por adelantado cuantas fotos voy a entregarte. Se entregarán, en formato digital y a máxima calidad, todas las fotografías que hagan falta para contar vuestro pedacito de historia. Si lo que te importa es el número de fotos, en las sesiones de estudio suelo necesitar un mínimo de 25 fotos para contar cada historia.

Puedes completar tu reportaje con un precioso álbum de fotos a partir de 130€

Después de la sesión, recibirás en el plazo de 10 días una galería de fotos cuidadosamente trabajadas, para que puedas descargar las imágenes cómodamente desde casa.  

Todas las sesiones se pueden adquirir en formato bono regalo, para sorprender a quien tu quieras. Los bonos regalo deben dejarse abonados en su totalidad en el momento de la compra. 

¿QUIERES TU SESIÓN? ESCRÍBEME