Sesiones al atardecer para familias comprometidas con su propia historia. 

El atardecer es la hora perfecta. La luz es suave y dorada, las sombras serán más suaves y no saldrás en las fotos con cara de que te molesta el sol…

Da igual si estás embarazada o tus hijos ya están al otro lado de la piel, esta sesión es para ti si sientes que es un buen momento para escribir un capítulo de tu historia. 

Preguntas frecuentes

Las sesiones de embarazo se realizan idealmente entre la semana 32 y 36 de gestación así que conviene reservar sobre la semana 28. 

Las sesiones familiares que no impliquen embarazo, pueden realizarse en cualquier momento, así que puedes reservar en cuanto te decidas. Ten en cuenta que mi disponibilidad es limitada, pues sólo realizo 8 sesiones exteriores al mes, así que te recomiendo reservar con 3-4 semanas de antelación.

Antes de la sesión, te asesoraré bien a cerca del vestuario para ti y lo tuyos. Hablaremos también a cerca de otras recomendaciones para que la sesión salga rodada. Lo tendrás por escrito en el momento de la contratación.

Si se trata de una sesión de embarazo y aún no hay niños al otro lado de la piel, el objetivo será conectar con tu bebé, acariciarle, hablar con él, conectar con tu pareja… y dejaros llevar. Pocas fotos haremos posando mirando a cámara… Aún así no os preocupéis, si os veo perdidos os guiaré para que el resultado sea bonito y natural.

Si se trata de una sesión con niños, durante la sesión jugaremos, mucho. Dejaremos a los niños explorar el entorno, caerse, reír y llorar. No les forzaremos a mirar a cámara y a sonreír si no quieren, pues en unos años querremos recordarles como eran, no como les hacíamos ser. De hecho, tal vez yo no esté todo el tiempo haciendo fotos, me entretendré con ellos a buscar hormiguitas o hacer pompas de jabón si es necesario. ¡Puede ser, que ni se enteren de que se están haciendo fotos! Y los mayores, participaremos de los juegos. Habrá besos y abrazos, muchos. 

 

Solemos quedar una hora y media antes de que se ponga el sol, así que como mucho dura una hora y media. A veces menos, pues si los niños son pequeños y se cansan, terminamos antes. No forzaremos ninguna situación.

La sesión es para un único núcleo familiar formado por papás, mamás, hijos, hijas y mascotas. Los abuelos también son bienvenidos.

En caso de ser más de un núcleo familiar, primos, amigos… deberán contratarse dos sesiones de fotos.

Trabajar juntos tiene el precio de 300€, iva incluído. Para formalizar la reserva hay que abonar 50€ por adelantado. El resto se paga el mismo día de la sesión mediante bizum o efectivo. Puede haber suplementos por desplazamientos a más de 30 minutos del centro de Palma.

No hay un mínimo de fotos, se entregarán, en formato digital y a máxima calidad, todas las fotografías que hagan falta para contar vuestro pedacito de historia. Si lo que te importa es el número de fotos, en las sesiones de exterior suelo necesitar un mínimo de 50 fotos para contar cada historia.

Puedes completar tu reportaje con un precioso álbum de fotos a partir de 130€

Después de la sesión, recibirás en el plazo de una semana una galería de fotos cuidadosamente trabajadas, para que puedas descargar las imágenes cómodamente desde casa.  

Todas las sesiones se pueden adquirir en formato bono regalo, para sorprender a quien tu quieras. Los bonos regalo deben dejarse abonados en su totalidad en el momento de la compra. 

¿QUIERES TU SESIÓN? ESCRÍBEME