Hola soy Aina

Soy fotógrafa de familia. Y soy mamá.

También hago magia.

Detengo el tiempo y atrapo almas.

Para hablarte de mí, primero tengo que hablarte de ellos.

AINA SOY YO PERO TAMBIÉN ES MI HIJA.

Y ella fue el inicio de esta aventura. Fue la fuerza que me dio el empujón. Embarazada de Aina, allá por 2014, supe que la fotografía iba a ser parte de mí. Sería fotógrafa y contaría historias. Regalaría a las familias recuerdos y emociones.

Así empezó todo.

De la necesidad de compartir la felicidad de mi embarazo.

De la tranquilidad de saber que siempre tendría ese lugar al que volver.

Más tarde, en 2019, nació PAU. Y con él, nuevas emociones. Su llegada me reafirmó. Y me hizo entender que estoy en el camino que quier o recorrer. Con ellos me di cuenta de lo rápido que pasa el tiempo. Con ellos nació en mí la necesidad constante de parar el tiempo. Los veía crecer. Veía cómo cambiaban y sólo deseaba pulsar el botón de “pause” una y otra vez. Empecé a hacer mil fotos por minuto. De cada sonrisa. De cada mueca. De cada pliegue de su piel. Para que no se me olvidara lo que un día fue.

Con ellos entendí la importancia de capturar todos esos momentos y de ir construyendo nuestros recuerdos. Una caja llena de historias para mí, un legado para ellos.

Y de hacerlo bonito. Sin prisa. Pero con alma.

Hacerlo natural.

Como la vida misma.

SOY FOTÓGRAFA, PERO NO SIEMPRE LO FUI.

Me licencié en Pedagogía y Educación Social. Y ejercí. Fui feliz. Viajé. Aprendí. Conocí a mi marido. Me casé. Y luego de luna de miel. A Canadá. Allí se despertó la curiosidad. Mi primera cámara. Mi primer curso. Y luego otro más. Así empecé a formarme y a interesarme por la fotografía cada vez más. Y así, lo que empezó como una pasión, es ahora mi profesión.

Mediterráneamente

La vida que me gusta.

Nací y vivo en el Mediterráneo. En calma. Con alma.

Rodeada de pinos y de calas que me bañan de sal.

Disfrutando de un día de playa y paella frente al mar.

Haciendo un picnic o saliendo a pasear.

Contando historias, escribiendo un capítulo cada día.

 

Valorando las cosas pequeñas, lo artesanal.

Y lo bonito de la vida, en general.

Viendo reír a mis hijos.

Tomando un vermut en un invierno soleado.

Soy feliz comiendo chocolate y viendo Friends.

O Gambito de Dama. O La Casa de Papel.

Escuchando música. De Txarango a Fito.

Sopa de Cabra o Alejandro Sanz.

Y los Beatles, of course. Here comes the sun.

 

Aquí VIVO. En mayúsculas. Disfrutando de la vida que esta isla me da. Con mi familia. En mi estudio. Capturando momentos. Creando recuerdos.

Bienvenida a mi estudio. Es tu casa.

Hagamos magia.

capturo momentos

creo recuerdos

Cuéntame, ¿en qué momento de la vida estás?

¿Qué idea tienes? Estoy aquí para ayudarte a hacerla realidad.

Escríbeme. Es sin compromiso. Cuenta conmigo.

MI ESTUDIO ES TU CASA

El lugar donde se crea la magia.

Un estudio acogedor. Pensado para que te sientas como en casa. Donde demos rienda suelta a la imaginación. Donde las cosas fluy an y no miremos el reloj. Sin prisa. Pero con alma. Equipado con cambiador, pañales, toallitas y todo lo que necesites para tu bebé. Un sofá donde esperar, observar y disfrutar. Un cómodo sillón para darle de mamar. Zona de juegos, para los hermanos mayores.

Zona relax, con café, infusión o té. Televisión para entretener. Y siempre la temperatura adecuada, y necesaria. Para que los más pequeños estén a gusto aunque no lleven ropita.

Un estudio pensado para contar historias, crear recuerdos y detener el tiempo. Ven, hagamos magia.

garantía y empatía

I AM A MOTHER TOO

Tanto la teoría como la práctica me han llevado a especializarme en fotografía de familia en general y en la fotografía de recién nacidos en particular. Como profesional, cuido de cada detalle. Con amor y delicadeza. Con un trato cercano. Tanto para los peques como para sus padres. Como mamá (por partida doble) entiendo a la perfección el sentimiento de una madre en su postparto más inmediato.

La empatía está servida.

RESPONSABILIDAD

MUCHA FORMACIÓN

MUCHO APRENDIZAJE

DOCE AÑOS DE EXPERIENCIA, COMO FOTÓGRAFA

OCHO AÑOS COMO MADRE

Y hablando de empatía, una cosa te quiero pedir.

Si un día me retraso en la entrega, porque hay otra prioridad, o si en casa me requieren,

y no me puedo organizar, recuerda que también soy mamá.

Como tú. Sé que me entenderás.

LA MEJOR EXPERIENCIA

Porque quiero que vuelvas.

Porque los materiales que entrego son de primera calidad.

Sin chapuzas. Sin trabajos a medias. Cuidando los detalles

de la entrega y la edición de las fotografías.

Porque trabajo con laboratorios pequenos y familiares.

Porque muchos de los productos se terminan de forma artesanal.

Porque cada cliente es especial, y así lo hago sentir en mis sesiones.

Porque quiero que te emociones.

Porque quiero que revivas.

Porque quiero que vuelvas.